4 Narradores independientes

S/ 25.00

Compilador(es): 
  • Yadir Gómez
Categoría: 
Páginas: 
  • 100
Año: 
  • 2020

Sin stock por el momento

Sobre el autor
Lunyzbreid López

Lunyzbreid López

Caracas, Venezuela. 1974.

Su primer cuento lo escribió a los ocho años, a los diez ganó un concurso; a los once, por una vez, fue editora de un(…)

Ver biografía
Mirza Mendoza

Mirza Mendoza

Lima, Perú 1985.

Cuentista peruana. Autora del libro: Tenebrismo – Editorial Sexta Fórmula – 2021. Compiladora de la antología latinoamericana de ciencia ficción y terror: Error 404: Vínculo(…)

Ver biografía
Oswaldo Castro

Oswaldo Castro

Piura, Perú, 1955.

Médico y escritor. Cuenta con publicaciones en más de sesenta ediciones físicas y digitales, entre las que se encuentran las novelas artesanales «Vientos del Apurímac»,(…)

Ver biografía
Yadir Gómez

Yadir Gómez

Lima 1984, Perú.

Escritor, diseñador gráfico y editor. Se inició formalmente en el mundo literario el 2017, editando, diseñando y distribuyendo, en las calles de Lima, su primer(…)

Ver biografía

Acceder

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

Sobre el libro

¿De qué trata «4 Narradores independientes»?

En este libro convoco a tres narradores que he seguido de cerca. Oswaldo Castro, médico piurano, prolífico cuentista con un manejo impresionante del oficio. Publica en revistas digitales, medios impresos, además de ofrecernos una nueva ficción cada jueves en su muro de Facebook. Su primer libro de cuentos, «Junta de propietarios» (2019), fue publicado bajo el sello Editorial Equinoxio de Argentina. Lunyzbreid López, ingeniera electrónica y traductora venezolana radicada en Lima, es una escritora difícil de encasillar en un género específico. Publica relatos y novelas para público de diversas edades, tanto para niños como para adultos. Su reciente libro «Silicomante: Adictivo, Deseado y Maldito» (Thriller Paranormal Adulto. 2020), es distribuido por Amazon y ha suscitado comentarios favorables gracias a su trama original y atrapante. La narrativa de Mirza Mendoza (contadora de profesión), ha llamado mucho la atención en las redes sociales. Sus relatos han formado parte de revistas digitales y antologías impresas de cuentos. Ha publicado los ebooks «Tenebrismo» (editorial Sexta Fórmula) y «El currículum de una ludópata» (Editorial Libre e Independiente), ambos publicados el 2020. También conduce el programa «Sin-Cultos» y dicta talleres de narrativa. Esta antología arbitraria es una muestra de nuestras destrezas narrativas y la omisión de mi nombre, en este espacio, le designa a usted, querido lector, la tarea de ubicarme entre estos grandiosos cuentistas. Yadir Gómez, Compilador.

Extracto del libro

Ronda médica nocturna

Autor: Oswaldo Castro

Soy el jefe de la guardia de medicina y odio las doce horas que me mantienen en zozobra. Cerca de las diez de la noche, el hospital se mantiene silencioso y los pasadizos están alumbrados por luces tenues que delimitan el camino de los mismos. Ocasionalmente se escucha el chirrido de las ruedas de una camilla o el traslado de cadáveres rumbo a los predios de anatomía patológica.

Estoy en la entrada de emergencia, fumando un cigarrillo y esperando que mi séquito de incondicionales se me una para iniciar la ronda. Está demorando más de lo previsto. No tengo apuro porque soy el dueño del tiempo y el personal baila a mi ritmo. El residente de tercer año, un muchacho estudioso y carismático, es mi brazo derecho y me agrada hacer guardia con él. Es voluntarioso y el alma que pone es digna de elogiar. Cuando me retiro a descansar garantiza mi tranquilidad y solo me llama cuando necesita extrema ayuda. Así funcionamos desde hace mucho y somos una sociedad equilibrada y bien compaginada. No puedo decir lo mismo del residente de segundo año. Es un joven arriesgado y de buen corazón que a veces no mide sus limitaciones. En más de una ocasión desenredamos los líos que causa, sobre todo cuando su exceso de entusiasmo lo desborda y no mide las consecuencias. El residente de tercer año sabe que no dormirá por tener un ojo vigilante en la sala de observación y otro en el tópico, el feudo de su subordinado. Este es mi equipo y falta que llegue Dalila. La enfermera completa el cuarteto y toma nota de los sucesos que acaecen en cada ambiente que visitemos. Es, en buena cuenta, el plan de batalla para vencer a la noche y sus visitantes.

[…]

La cueva retablo

Autora: Lunyzbreid López

Mientras hacíamos el curso de buceo en cuevas, un par de amigos de los instructores nos dieron una charla. Incursionarían en unos cenotes de la Riviera Maya donde esperaban encontrar rastros de una civilización. Era la base para su tesis de doctorado. Necesitaban cuatro personas y nos ofrecimos.

Al certificarnos, nos pusimos en contacto para coordinar la expedición. Nuestros guías: un experto buzo espeleólogo, y con él, una buza paleontóloga. Ellos eran los dos tesistas.

Sabíamos que esta aventura científica era de alto riesgo. Aunque los futuros doctores ya habían visitado las cuevas, nos adentraríamos más allá de donde habían llegado. Seríamos los primeros después de miles de años. Por lo tanto, nos preparamos lo mejor que pudimos. Conseguimos todo el equipo necesario, algunos comprados y otros rentados.

La logística requirió de varias semanas para prever todos los escenarios imaginables. El objetivo principal incluía volver a salvo.

El gran día llegó. Cada quien llevaría encima entre treinta y cuarenta kilos de equipo. Eso incluía el sistema recirculante o rebreather, cámara, scooter (para no levantar sedimento en secciones difíciles), tanques de aire comunes para caso de emergencia, cuerda, riel, cascos, linternas, todo lo requerido. Había la esperanza de que la galería no estuviera totalmente sumergida, por ello incluimos analizadores de aire, pues no sabíamos si sería respirable o tóxico.

El plan de buceo cubría cuatro horas y media de inmersión. Dos horas de ida y dos horas de vuelta, con la holgura para explorar la galería a la cual nos dirigíamos. En ella tomaríamos fotos, muestras, mediciones, y otros datos predefinidos.

[…]

Ánimas

Autora: Mirza Mendoza

Regresaba de un corto viaje, luego de una jornada de trabajo de varios días. El bus, como siempre, estaba repleto; pero acostumbrada a esa situación, no le di importancia. Estaba a solo media hora de llegar a mi destino, cuando una fuerte colisión nos sacudió como muñecos de titiritero dentro del bus. Llantos, gemidos y gritos llenaron mis oídos. La carretera al costado del abismo fue el peor lugar para transitar en aquel momento, ya que inevitablemente quedamos al fondo de él.

Caímos, caímos mientras nuestros cuerpos se iban quebrando. Luego de eso no sentí más dolor y me incorporé. Mi visión, al principio, estaba borrosa, pero al transcurrir un poco de tiempo, pude ver portales de luz y oscuridad que empezaron a abrirse alrededor mío. Al mismo tiempo, veía los cadáveres regados de los que fueron mis compañeros de viaje y uno que otro sobreviviente musitando ayuda entre los fierros retorcidos del bus.

Vi con claridad cómo algunas almas se desprendían de los cuerpos magullados y que de los portales de luz salían seres alados presurosos, para recibir a esas ánimas. También vi emerger almas oscuras, putrefactas, marcadas y deformes de los cuerpos inertes. El asombro era enorme en mí. Grandes brazos salían de los portales de oscuridad; los jalaban mientras chillidos inhumanos salían de sus asquerosas bocas.

[…]

Letra muerta

Autor: Yadir Gómez

Abrí los ojos (si esto aplica para un muerto) entre el tumulto de gente que contemplaba la escena. Presidente lloriqueaba y lamía la herida en mi cuello, de vez en cuando se atoraba con la sangre. Estaba confundido al ver mi cuerpo tirado en la acera y a la vez, mi imagen erguida frente a él, pero me siguió sin remilgos y tuve la impresión, al ver sus ojos, que un taxidermista los había cambiado (estaban muy abiertos y vidriosos).

Presidente está muy enfermo debido a los parásitos y el tumor que le hinchan la panza (no cabe dudas que pronto va a morir). Por eso llora, porque no tuve las agallas de pedir que lo mataran. Se lo dije al asesino: «Si me encuentras con mi perro, no lo mates».

Hubiese querido decirle a Presidente que cuando uno ya no tiene chance de vivir, la muerte es generosa y perdona todo dolor con una caricia.

[…]

Índice

Oswaldo Castro

  • Ronda médica nocturna
  • Los conocidos de siempre
  • Desenterrados
  • Atrapado
  • En la recta final

Lunyzbreid López

  • La cueva Retablo
  • Nacido en Marte
  • Un amor ortográfico
  • La despedida
  • Cortímetros

Yadir Gómez

  • Letra muerta
  • Esther, un impulso
  • Veneno

Mirza Mendoza

  • La incontinencia de Simón Pinto
  • El tinterillo
  • Ánimas