Poesía: «Completa desnudez» por Martín Esquivel Ochoa


Continuando por tu cuerpo
hasta que solo el instinto vehemente
permanezca ausente como tu presencia física.
Trémulo pensamiento
en mi lado onírico, voluptuosa
diáfana e intangible
como en un velo te muestras entonces
despojándote, hermosa parsimonia
de tu atavío
prenda por prenda
dejando en el suelo
no solo ropa.

En el piso quedan prejuicios, ideas rebuscadas,
represiones internas, miedos, piel, nervios, estómago, huesos,
sangre esparcida, uñas y pelo.

Completa desnudez.

Miro entonces, lo que queda,
no los despojos ni lo demás, sino tú misma.
Aunque el piso es un desastre.