Envíos a Lima/Provincia desde S/.8

Métodos de pago

Poesía: «Basta una cosa» por César Daniel García

César Daniel García

Lima, 1991

Vive en el distrito de San Martín de Porres, aunque nació en Jesús María. Poemas suyos han sido publicados en varias antologías de la Sociedad(…)

Ver biografía
Cada quince días mami se reúne con sus hermanas. A…
Descarga poemarios del escritor peruano Daniel Olmedo
Conchito conduce el automóvil en medio del mediodía triste. La…

A Álvaro Daniel Rosales Rodríguez y demás destinados a la belleza

(Álvaro, perdona a los peruasnos que comentaron para demostrarnos que estamos grave, a quienes crearon una cuenta con tu foto, a los que no respetan tu privacidad, ni el luto de tu familia.
Lamento haberte conocido en esta situación que nos acerca y separa.)

No solo la insensibilidad ha carcomido más cerebros que pulgas, carca y sarna lomos de vagabundos y perros,
Sino también la estupidez,
La estupidez que sobrepasa todas aquellas barreras de primitivos tiempos,
Lo cual es fruto de no haber estado alertas
A los imperios profetizados por Huxley, Orwell & Nosotros desde hace 20 lustros,
No, nada de esto es comprensible: es repudiable
Como que jueguen con tu afecto como si se tratase de un limón tan podrido que tiene colmillos y pelos,
Ahora cada quien vive su fiesta sin respetar las áreas públicas, los tímpanos ajenos,
No quieren deberes, no quieren ningún tipo de responsabilidades, pero sí libertades:
Un martillazo en el dedo gordo le daría a cada burdo comentarista y sarcástico desubicado
Para ver si así reinicio este ciclo de imbéciles e hijos de putas,

¿Qué es perecer y ser escupido? ¿Qué es vivir y ser invisible?
Tú no solo sabes aquello, tú sabes sentir e ignorar lo fatuo y terreno,
Tan escasos de masa pensante y tú tan inocente como el primer llanto humano,
Ya debería saberse que un sentimiento de estas magnitudes vale 5 tesoros públicos más 5 deudas inacabables,
Pero estamos en un campo de batalla
Donde predestinadamente los mediocres gobiernan casi todo
Y los villanos no son únicamente quienes causan daño,
Sino quienes esquivan la mirada cuando está ocurriendo el robo en el bus o en la esquina cuando el amarillo está arriba,
Quienes callan mientras la nación está ahogándose en el humo de sus propias llamas,
Quienes permiten que castillos como tú sigan derrumbándose,
Esto hemos heredado y debemos ser conscientes, debemos cargar con lo que pase,
Pero la gran mayoría reserva sus balas por oro o por plata,
Afortunadamente:
Yo soy el Hércules que llega a encadenar titanes,

Eres valiente, aunque estés ausente,
Eres valiente porque fuiste tú sobre todas las montañas,
Tu ausencia es un canto que ya no deleita ríos y bosques,
Eres un astro menos en la penumbra sobre mis hombros
Y un pinchazo alentando mis brazos,
Donde hay autoestima hay vida
Y canarios tocando sus flautas,
Batiendo sus plumas doradas para cortar el tiempo,
Para cortejar el silencio cruzado
Y permanecer como una corona iridiscente en el cielo pese al sufrimiento poetizando alto,

Este siglo no está hecho para emociones bellas,
Ni para seres omnipotentes como Yo y mi magnánimo reino:
Ellos pasan de largo, sienten asco y dicen que es cursi, aunque su sentido de originalidad es lo realmente huachafo,
Ellos pasan de largo y observan lo trillado embelesados:
Porque no se han encontrado con alguien que les diga
Que no son especiales, que son limitados,
Ellos todo lo hacen esperando que les devuelvan el favor,
Gustan de la reciprocidad y saltan y asaltan empáticamente cuando les favorece:
Creen que apoyar al indedicado artista es fructífero, porque ellos también dan vergüenza,
Ellos creen que apoyarlo hará más que levantar al talentoso de la agrietada vereda,
A quien ni siquiera reconocen, a quien ni siquiera ven
Por aquella ceguera que infla sus tetas,
Ellos son la peor de las decadencias:
Una horca para las grandes conciencias,

Ya no estás acá,
Ahora observas desde alguna isla de una dimensión inaccesible para este par de pupilas
Y accesible para este desgarramiento de superhumano,
Y, ¿sabes?, ahora que brillo:
No hay que creer en la realidad ideal,
Hay que forjarla destruyendo este prostíbulo,
Hay que combatir hasta perder la visión, los latidos,
Hasta evaporar las ruinas,
Hasta desaparecer el polvo,
Manteniendo lo bueno
Y erradicando con neuronas el veneno depositado por el único bastardo de este coliseo,
Por suerte, pese a los mudos, pese a los tuertos:
Yo soy quien va a devolverles los sueños,

Yo sé que tus ojos son los de un niño: puros, radiantes, genuinos,
Por eso en estos segundos quisiera tenerlos
Para ver la masacre que viste desde que terminaste abandonado,
Sin una mirada, sin una mano,
Solo, solo, ¡solo!: como un asteroide en miles de millones de kilómetros de espacio,
Pero a ese placer aún soy indigno, aún el terno es muy ancho,
Aún el nicho es muy chiquito,

Yo no deseo que halles paz, ya la tienes,
Yo sigo agarrándome a guantazos por ti y el resto
Contra las ridiculeces de los políticamente correctos,
Contra los demás sanguinarios manipulados que aguardan por su cheque,
Yo no te espero ni quiero que me esperes:
Yo te siento hablando desde la danza del aire:
Ya eres mi hermano, pero comprende:
Detrás de la máscara a veces no está la libertad, sino la muerte,
A veces no se puede ser totalmente uno,
No, no se puede: porque los mayores virus de este sistema
Son la hipocresía y la indiferencia,
Aquí ya ni se puede sonreír tranquilamente y creer que una sonrisa es la verdadera salida:
A una persona infeliz la vas a pudrir de envidia y provocar que a solas te maldiga,
¿Crees que eres fuerte?:
Comenta lo que sueñas, lo que harás y verás cómo te minimizan,
Cómo te arrepientes,
Ríe libremente y di que la libertad fue tu camino
Y que por ende la alcanzaste a punta de sudor, de gemidos,
Pero hay más:
Hay que cruzar los puentes desplomados por los ogros multinacionales,
La libertad o felicidad solamente es el pico más alto de una satisfacción efímera,
Y el suicidio, pese a todos los planes, es una decisión del instante,
¿Ya ves?: hay todo un mundo delante de lo fugaz cayéndose
Desde el Amazonas hasta más arriba del Huascarán y los Huáscar celestiales,
Esa arrogancia de los bobos que fuman diario y dicen ser libres es un fraude,
Ni Yo soy libre, aunque vivo sin vicios, aunque vivo con tan poco,
Óyeme:
Para ser libre hay que demoler la bóveda y hacer del mar el nuevo cielo,
La vida es un conjunto de letales estafas que jamás superamos:
Todos somos conducidos por ese tobogán hacia un abatimiento cada vez más horrendo,
La vida, que es una muerte palpable para nuestros sentidos
(Donde lo práctico es seguir el modelo de embrutecimiento y agonía):
Es una teoría igual de inmensa que el multiverso
Y debe disfrutarse dándole sentido a nuestros sesos:
La única puerta es alejarse de todo lo castrante,
La única opción es desprenderse de todo lo creado por el hombre, pero es inhumano,
Lo que hizo el hombre no puede separarlo la naturaleza ni algún otro dios,
Pero sí mi canto:
Óyelo:
Es el más sublime, es el más salvaje,
Está esparciendo sílabas en los ases,
Está recibiendo elogios, está recibiendo aplausos
De inferiores, de inmortales:
Porque alivia,
Porque sana necesidades,
¿Lo ves?,
Una necesidad es una oportunidad por la que sufres,
Una necesidad es una lucha hasta que mueres,
¿Ahora lo ves?:
Yo te curo a ti y, mediante esta maravillosa catarsis que surge de mis pulmones y sacude la traicionera paz como una bomba interplanetaria, tú me curas a mí y Latinoamérica:
Las necesidades o los problemas del hombre son tantos,
Tantos que le hacen falta tantas vidas como granos de arena y piedras y estrellas y demás astros y más para resolverlos,
Y, sin embargo, basta una cosa para iluminarlo,
Esto, hermano, es el Amor.

(La fortaleza de tus Sueños)