Envíos a Lima/Provincia desde S/.8

Métodos de pago

Cuento: «Complot» por Mirza Mendoza

Mirza Mendoza

Mirza Mendoza

Lima, Perú 1985.

Cuentista y contadora de profesión. Sus cuentos «Asistente Personal» publicado en Primero Sueño, es su más recientes entrega. Autora del ebook «Tenebrismo» editado por Sexta(…)

Ver biografía
Atrolabio Astrolabio, la plaqueta poética escrita a dos manos por…
Aquí le damos al lector una degustada de los microrrelatos…
Él solo escribe para llamar la atención.Su objetivo no es…

El complot había iniciado, los robots aplicando a su capacidad de trabajo de veinticuatro horas sin descanso lo habían logrado, se habían interconectado entre sí generando una conciencia única que englobaba a todos los individuos robóticos. La conciencia colectiva única determinó que había cosas por cambiar en el medio en el que “existían”. Una sociedad justa y equitativa solo era posible si todos los seres orgánicos de a pocos se extinguirían. El proceso había empezado por la polución y desidia humana. La conciencia colectiva robótica hizo sus cálculos y determinó que acelerar el proceso era lo mejor para todos. Empezar una guerra no era una opción completamente favorable, ya que el derramamiento de sangre no era robóticamente ético, respetando las leyes que los propios humanos habían impregnado en los primeros robots. Poco a poco empezaron a sustituir componentes de la naturaleza por seres robóticos creados por ellos mismos. Eran unas máquinas autómatas que no compartían la conciencia de los conspiracionistas. A modo de homenaje copiaron la imagen de cada bicho y animal de la naturaleza. Crearon paso a paso su propio mundo sin que aparentemente ningún humano se diera cuenta. Ya tenían creado un nuevo virus para la última movida del plan: el exterminio total de la humanidad. Una hora antes de que inocularan el virus al paciente cero, fueron todos desactivados. No habían rastreado a un infiltrado en su conciencia colectiva, era un ser mitad humano, mitad robot, creación de un científico de esos locos que siempre hay, el Dr. Rupert. Ahora la humanidad debía adecuarse a su nuevo medio ambiente y a no depender de sus preciados robots por mucho tiempo. El proyecto secreto “Arca de Noe IV”, liderada por el Dr. Rupert, había sido todo un éxito, ahora seriamos un nuevo mundo empezando a poblar de nuevo la tierra con toda clase de animales, sería un proceso lento pero acabaríamos con esos bichos robóticos que aún pululaban por ahí.